"Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día cada uno pueda encontrar la suya"
El Principito. A. de Saint-Exupéry

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es: “un trastorno del desarrollo caracterizado por unos niveles evolutivamente inapropiados de problemas atencionales, sobreactividad, e impulsividad.

Normalmente surgen ya en la primera infancia, son de naturaleza relativamente crónica y no se pueden explicar por ningún déficit neurológico importante ni por otros tipos de tipo sensorial, motor o del habla, sin que tampoco se detecte retraso mental o trastornos emocionales graves.

Estas dificultades guardan una gran relación con una dificultad para seguir las “conductas gobernadas por reglas” y con problemas para mantener una forma de trabajo consistente a través de periodos de tiempo más o menos largos”. Barkley.

En Comunica contamos con profesionales del campo de la psicología y la pedagogía con amplia experiencia en la evaluación, diagnóstico y tratamiento de esta problemática desde un enfoque integral, que cuenta con la participación activa de otros profesionales del campo médico y educativo para poder realizar un abordaje interdisciplinar de las dificultades que presentan estos pacientes y que suele englobar una o varias disfunciones en el ámbito socioemocional, conductual y/o en el desarrollo óptimo de los aprendizajes.

Nuestra filosofía parte de una buena descripción inicial del funcionamiento neuropsicológico de esta población para poder ayudar en el proceso diagnóstico y ante todo poder tener una línea base clara para abordar las dificultades presentes en estos pacientes más allá de la etiqueta diagnostica.

Se parte por tanto de una evaluación inicial exhaustiva del paciente con un batería de pruebas que se personaliza según el caso en particular pero que en líneas generales suele conllevar:

Una vez que se completa el proceso de valoración en ocasiones es conveniente la derivación al especialista médico (pediatra, neuropediatra o psiquiatra infantil) para que revise el caso y tome las medidas oportunas en caso de ser necesario algún tipo de abordaje médico, bien sea con la petición de pruebas médicas complementarias o con la instauración o no de una pauta farmacológica en función del caso en particular (que a veces es necesario y a veces no y es importante que esta decisión la tome un profesional médico con amplia experiencia en este campo en conjunto con los datos que se aportan desde un estudio neuropsicológico como el descrito).

Tras todo este proceso se determina a demás si es necesario o no algún tipo de terapia en relación a las dificultades que arroja el estudio siempre y cuando estas dificultades supongan una traba para el desarrollo personal, social, familiar y/o de aprendizaje del paciente.

Este tipo de tratamientos suele conllevar un abordaje psicopedagógico y/o psicológico, las sesiones son individuales, de 45 minutos de duración o una hora en función del caso y/o tipo-periodicidad del tratamiento y conllevan una dinámica triangular de actuación sobre paciente-familia y entorno escolar. El enfoque de nuestro trabajo es fundamentalmente de corte cognitivo-conductual aunque no dejamos de lado otros enfoques que durante el proceso de cada caso en concreto puede que tengamos que utilizar.