"Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día cada uno pueda encontrar la suya"
El Principito. A. de Saint-Exupéry

En Comunica, la intervención en TDAH se establece según las repercusiones que hayan quedado reflejadas en la evaluación, ya que según la tipología de cada niño, habrá una mayor afectación en el entorno escolar, familiar o personal. En función de ello, la terapia recomendable se suele llevar a cabo dos días a la semana o un solo día, y se determinará la necesidad de intervenir a nivel psicopedagógico (si la mayor afectación tiene que ver con las áreas de aprendizaje) o a nivel psicológico (si es la parte emocional-personal-familiar) la que se evidencia más alterada. En ocasiones, igualmente, se combinan ambas intervenciones y en cualquier caso, se contactará con el profesor/a del niño para poder asesorar o proporcionar las pautas adecuadas en el manejo de la sintomatología e intentar economizar recursos en función de la posibilidad de actuación del centro escolar.

Si se determina que el tratamiento necesario es psicopedagógico, será porque los síntomas del TDAH están afectando al desarrollo académico del niño, viéndose reflejado en asignaturas como matemáticas (ejemplo→razonamiento lógico) o lenguaje (ejemplo→establecimiento de inferencias, comprensión de textos e ideas primarias). De igual forma, los procesos de aprendizaje se pueden ver afectados por la baja memoria de trabajo y por tanto, dificultad del niño en almacenar información nueva y asociarla a la que ya tiene o bien, trabajar en el tiempo esperado para su edad, aspecto que muchas veces implica que no terminen a tiempo los exámenes o que se extiendan extensamente en sus deberes diarios.

Si el tratamiento, se prioriza como psicológico o se combina con el psicopedagógico será por la repercusión en el área emocional y por tanto, en el bienestar del niño ya sea respecto a la percepción que tiene de sí mismo o por la afectación que le suponen determinadas variables (como ocurre en ocasiones con la hiperactividad), que pueden estar alterando el entorno familiar, social o escolar, y por tanto, se trabajará la gestión de los impulsos y reflexividad entre otros objetivos. En éste área, la sintomatología emocional que puede tener que llegar a trabajarse es muy extensa, puesto que pueden generarse niveles elevados de ansiedad, estrés, agresividad, y disminuir la percepción de competencia y autoestima además de poderse ver afectadas las habilidades sociales. De igual forma, en ocasiones el trastorno negativita desafiante, la depresión o las bajas habilidades sociales y carencia de un grupo de referencia adecuado, conllevan la ayuda del profesional de psicología y la participación en el tratamiento de los padres y/o profesores, según las necesidades y situaciones.

En relación al enfoque de trabajo partimos de un estilo de intervención de corte cognitivo-conductual ya que esta es la vertiente de intervención que según las últimas investigaciones tiene más efecto en el trabajo de pacientes con estos perfiles. Se trata de sesiones individuales de trabajo (salvo en el abordaje del tratamiento de habilidades sociales donde se precisa un trabajo grupal) de 45 minutos o una hora en función de las características de cada caso.

También en COMUNICA nos parece fundamental el trabajo de PSICOEDUCACIÓN PARA PADRES donde abordamos la compresión del trastorno y la implicación que conlleva en cada paciente para cada familia. Dentro de este trabajo de psicoeducación se informa a la familia sobre el diagnóstico de su hijo y las repercusiones que tiene su caso en particular y se orienta de cara a la actuación sobre sus dificultades. Una vez que el paciente comienza el tratamiento aproximadamente al mes del inicio se realiza una reunión con los padres para explicarles el plan de trabajo en cada caso y se van teniendo las reuniones pertinentes para ir solventando las dudas o actuaciones a seguir tanto por parte de la familia como del centro escolar, intentando en la medida de lo posible mantener una comunicación habitual y fluida con el entorno familiar y escolar del paciente.