Unidad de TDAH

A continuación presentamos los criterios de manera resumida. Por favor tenga en cuenta que se exhiben solo para proporcionarle información

Criterios del DSM-5 para diagnosticar el TDAH

Las personas con el TDAH muestran un patrón constante de falta de atención o hiperactividad impulsiva que interfiere con su desempeño y desarrollo:

1. Falta de atención: Seis o más síntomas de falta de atención en niños hasta de 16 años, o cinco o más en los adolescentes de 17 o más y en adultos; síntomas de falta de atención que se hayan presentado al menos durante 6 meses y que sean inadecuados para el nivel de desarrollo:

  1. A menudo no presta la debida atención a los detalles o por descuido comete errores en las tareas de la escuela, el trabajo y otras actividades.
  2. A menudo tiene problemas para concentrarse en las tareas o en los juegos.
  3. A menudo parece que no escucha cuando se le habla directamente.
  4. A menudo no sigue las instrucciones y no termina las tareas de la escuela, los quehaceres o cualquier otra responsabilidad en el trabajo (por ejemplo, pierde la concentración y se despista).
  5. A menudo tiene dificultad para organizar sus tareas y actividades.
  6. A menudo evita, no le gusta o se niega a hacer cosas que requieran mucho esfuerzo mental por un periodo largo (como trabajo en la escuela o tareas).
  7. A menudo pierde las cosas que necesita para hacer ciertas tareas o actividades (p. ej. materiales escolares, lápices, libros, herramientas, billeteras, llaves, papeleo, anteojos, teléfonos celulares).
  8. A menudo se distrae fácilmente.
  9. Tiende a ser olvidadizo en sus actividades cotidianas.

2. Hiperactividad e impulsividad: Seis o más síntomas de hiperactividad impulsiva en niños hasta de 16 años, o cinco o más en adolescentes de 17 o más y en adultos; síntomas de hiperactividad impulsiva que se hayan presentado al menos durante 6 meses al punto que perturban y son inadecuados para el nivel de desarrollo de la persona:

  1. Se la pasa jugueteando con las manos y los pies o se mueve todo el tiempo mientras está sentado.
  2. A menudo se levanta de la silla en situaciones en las que debe permanecer sentado.
  3. A menudo corretea y se sube a cosas en situaciones en momentos no adecuados (en los adultos o adolescentes esto es posible que se manifieste con la sensación de inquietud).
  4. A menudo no puede jugar ni participar de las actividades recreativas de manera tranquila.
  5. A menudo "está en constante movimiento" como si "tuviera un motor".
  6. A menudo habla demasiado.
  7. A menudo suelta una respuesta antes de haber escuchado toda la pregunta.
  8. A menudo le cuesta esperar su turno.
  9. A menudo interrumpe a la persona que está hablando o se entromete con los demás (p. ej., se mete bruscamente en las conversaciones o los juegos).

Además, se deben cumplir las siguientes condiciones:

  1. Varios de los síntomas de falta de atención o hiperactividad impulsiva se presentaron antes de los 12 años.
  2. Varios síntomas se presentan en dos o más entornos (p.ej., en la casa, la escuela o el trabajo; con amigos o familiares; en otras actividades).
  3. Hay evidencia clara de que los síntomas interfieren o reducen la calidad del desempeño social, escolar o laboral.
  4. Los síntomas no se presentan únicamente durante el curso de la esquizofrenia u otro trastorno psicótico. Los síntomas no se explican mejor para otro trastorno mental (p. ej., trastorno del humor, trastorno de ansiedad, trastorno disociativo o trastorno de la personalidad).

Con base en los tipos de síntomas, es posible presentar tres clases de TDAH:

  1. Combinado: si se ha presentado suficientes síntomas de tanto el criterio de falta de atención como el de hiperactividad impulsiva en los últimos seis meses.
  2. Predominantemente inatento: si ha presentado falta de atención, pero no se ha presentado hiperactividad compulsiva en los últimos seis meses.
  3. Predominantemente hiperactivo impulsivo: si ha presentado suficientes síntomas de hiperactividad impulsiva, pero no ha tenido falta de atención en los últimos seis meses.

Debido a que los síntomas pueden cambiar con el tiempo, también es posible que con el tiempo cambie el tipo.

Referencia

American Psychiatric Association: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th edition. Arlington, VA., American Psychiatric Association, 2013.